Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información en Uso de cookiesx

  1. Inicio
  2. La ciudad
  3. Qué hacer y visitar
  4. Paseos por la ciudad
  5. Esculturas en la ciudad

Esculturas en la ciudad

escultura en pamplona

Polifemo. José Ramón Anda 1993

Parque Antoniutti

La pieza, de unos seis metros de altura, recoge los principios constructivos del artista: la búsqueda del límite, las simetrías, la belleza del material desnudo y la expresividad del vacío, con ese gran ojo del cíclope Polifemo. Las obras de José Ramón Anda reflejan su saber hacer y su respeto por los materiales (madera, hierro, granito, acero, bronce) con los que crea obras sintéticas para expresar pensamientos complejos.

Mujer Ciprés. Alfredo Sada 1990

Vuelta del Castillo

Esta pieza desvela la admiración que siente el escultura por Brancusi, por las formas de la naturaleza en estado puro y por la síntesis que aparece en la naturaleza primitiva. La pieza parece brotar altiva de la tierra o estar clavada en ella, amenzante y peligrosa pero sensual a la vez. Se trata de una obra rotunda y sencilla formalmente.

La Mari Blanca. Luis San Martín 1790

Parque de la Taconera

Esta bellísima alegoría de la Beneficiencia o Abundancia coronó durante más de un siglo una fuente en la Plaza del Castillo, hasta su sustitución en 1910 por un quiosco de madera. De allí pasó a la Plaza San Francisco y luego a los jardines de la Taconera, en 1929. Es un diseño del pintor y académico madrileño Luis Paret.

Reyes de Navarra

Paseo Sarasate

En 1895 se llevaron a cabo varias iniciativas para embellecer el Paseo Sarasate. Una de ellas fue la colocación de seis estatuas de reyes españoles procedentes del palacio Real de Madrid. Estas estatuas formaban parte de la escenografía arquitectónica diseñada por el arquitecto Sachetti para el Palacio de Oriente, en el reinado de Felipe V.

Monumento a los Fueros. Manuel Martínez de Ubago, 1903

Paseo Sarasate

Sufragado por suscripción pública, este monumento fue levantado para conmemorar y defender la foralidad del Viejo Reino. Fue diseñado por el arquitecto modernista pamplonés Manuel Martínez de Ubago. Cinco gruesas columnas representan a las cinco merindades de Navarra. Hay cinco planchas de bronce que aluden a las libertades navarras y cinco esculturas de Ramón Carmona, alegorías de de la Historia, la Justicia, la Autonomía. la Paz y el Trabajo. La figura femenina en bronce que remata el monumento es una alegoría de Navarra. En sus manos sujeta una cadena rota, símbolo de la libertad conquistada, y un pergamino, la Ley Foral.

Carlos III. Francisco López Hernández, 2004

Carlos III, junto a la Plaza del Castillo

Escultura en bronce del rey de Navarra portando en su mano el Privilegio de la Unión, con el que en 1423 los tres burgos de Pamplona se unen en un solo recinto amurallado, una sola ciudad. Alguno de los detalles como la flor de lis de su atuendo o la corona, han sido tomados por el escultor madrileño del sepulcro del rey que se encuentra en la Catedral de Santa María.

Monumento a Ernest Hemingway. Luis Sanguino, 1968

Junto a la Plaza de Toros

Con este busto el Consistorio rindió homenaje a este escritor norteamericano que catapultó el nombre de Pamplona a todo el mundo a través de su obra. Habitual de los Sanfermines, el monumento representa al nóbel en actitud de presenciar una corrida de toros, apoyado en la barrera del callejón. Y cómo no, el busto está emplazado frente a la Plaza de Toros, junto al recorrido del Encierro.

Monumento al Encierro. Rafael Huerta, 2007

Avenida Roncesvalles, cerca de la Plaza de Toros

Esta escultura de bronce supone una ampliación de la escultura del encierro que ya existía, en la que aparecían dos corredores y un toro. El escultor recrea un instante de la carrera en el hay cuatro corredores delante de los astados, varios caídos en el suelo mientras avanza la manada y dos mozos corren a la derecha de los morlacos.

Sancho III el Mayor. Alberto Orella, 2004

Parque de la Media Luna

Escultura recientemente inaugurada para conmemorar el milenario de este rey, que extendió los dominios pamploneses hasta fronteras nunca alcanzadas. Los dos escudos representan los vastos territorios sobre los que reinó Sancho III el Mayor (1004-1035). Alberto Orella, pamplonés, es un escultor riguroso, de inspiración metafísica, que generalmente trabaja el abstracto y aquí nos sorprende con una obra figurativa.

Pasea Pamplona. Esculturas en la ciudad

©Ayuntamiento de Pamplona. Plaza Consistorial, s/n 31001 - Pamplona (Navarra) - 948 420 100 - pamplona@pamplona.es

Compártelo

  • Technosite certifica accesibilidad según WCAG 1.0 del W3C/WAI con su Nivel de conformidad Doble-A
  • Estudio Intersectorial de Accesibilidad en la Web realizado por Discapnet
  • Icono de conformidad Nivel Doble-A, W3C-WAI pautas de accesibilidad a los contenidos de la Web 1.0 del W3C-WAI